noticiass.jpg

Neurociencia e inteligencia artificial previenen accidentes en la carretera

Atentus

May 6, 2019

 

 

Primera innovación tecnológica en el mundo que integra inteligencia artificial y neurociencia en el desarrollo de mecanismos que pueden prevenir accidentes, alertando al conductor a través de distintos estímulos.
Software en línea permite a Autopista Central monitorear situaciones de riesgo en tiempo real.

 

A partir del “Modelo Predictivo de Accidentes”, reconocido a nivel mundial, los investigadores del Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería, ISCI, Franco Basso y Leonardo Basso, junto a Raúl Pezoa, académico de la Universidad Diego Portales, desarrollaron el primer sistema de alerta temprana de accidentes en tiempo real. Software pionero en el mundo y que está operando en un tramo de la Autopista Central, permitiendo a los gestores del tráfico de la autopista, anticiparse a las situaciones potencialmente peligrosas.
Proyecto innovador que pretende salvar vidas y mejorar el tránsito en las autopistas a través de la predicción de accidentes. Con esta misión los investigadores se propusieron afectar los hábitos de los conductores en ruta ante posibles accidentes de forma inconsciente, es decir, llevarlos a tomar una actitud más segura frente a situaciones de riesgo sin distraerlos de la conducción, ¿Cómo se puede lograr? Con tecnología de última generación, como el eyetracking, se han llevado a cabo estudios que someten a las personas a distintos estímulos visuales, para determinar qué elementos inconscientes alertan a los usuarios, promoviendo una actitud que disminuya su peligro ante una situación de riesgo en la carretera.
Investigación que une a la neurociencia e inteligencia artificial para estudiar cómo las personas cambian su actitud de alerta ante situaciones de riesgo a través de distintos estímulos visuales. La primera etapa del proyecto dará luces de la interacción de los letreros luminosos en los conductores con información de pórticos de la autopista, para luego, insertar eyetracking (tecnología de seguimiento ocular) en los sujetos de prueba, para analizar el comportamiento de las personas y su reacción ante los letreros luminosos de manera geoespacial. Tras realizar los experimentos en la ruta, la siguiente etapa es traspasar esta investigación a la Autopista Central, para prevenir y predecir en tiempo real los accidentes en las carreteras. En palabras de Franco Basso: “Es la primera vez en el mundo que hay una aplicación en línea capaz de detectar en tiempo real las situaciones de riesgo de accidentes, y que, eventualmente podrá intervenir la autopista de modo de crear un escenario que mejore la seguridad vial en dichos episodios. Los estudios actuales se basan en un análisis neurocientífico que busca determinar cómo varía la carga perceptual ante distintos estímulos, y de qué modo la incorporación de éstos, puede bajar la accidentabilidad en la ruta.”